Propósitos para el 2016: seguir formándose

Siempre que comenzamos un año, al igual que a la vuelta de las vacaciones de verano, recurrimos a nuestra “lista de buenos propósitos” y decidimos hacer deporte, cuidar nuestra alimentación, ahorrar…etc…y en muchas ocasiones abandonamos la causa, dejándola a medias, para retormarla en el siguiente momento propicio para volver a sacar la famosa lista. Pero en algún momento tenemos que ser conscientes con nuestra situación, ser constantes con nuestro proyecto de vida y llevarlo a cabo, no crees?.
A nivel empresarial también debemos hacer esa lista, y llevarla a cabo, y, como no, un proyecto muy interesante que recae totalmente en beneficio nuestro si se hace bien, es ampliar y mejorar la formación de nuestros trabajadores, nuestros compañeros de batalla en nuestra empresa, ya que ellos son parte del motor que las hace funcionar. Ayudarles a reciclarse, a que aumenten sus conocimientos con nuevas materias hará que aumenten su eficacia y su competencia laboral, los hará mejores trabajadores, y seguramente más felices, y eso recaerá en nuestra empresa totalmente. Todo son beneficios.
Aunque se tengan pocos recursos económicos nunca hay que dejar de dedicar parte de los ingresos a la formación. Y para ayudarnos a conseguir esto, ya hace tiempo que existe una solución. Todas las empresas que tengan aunque sea un solo trabajador, disponen de un crédito de formación anual, llamada hoy por hoy, Formación programada, (antigua formación bonificada), crédito que en muchísimas ocasiones no se gasta, por falta de información o de interés u otros motivos….y se pierde.
Vivimos en un mundo en el que si no evolucionamos, no solo es que no mejoremos, sino que no podremos sobrevivir empresarialmente. Necesitamos formarnos, mejorar, ser eficientes, ser atractivos para el cliente, tener un plus de mejora que otros no tengan…para no quedarnos a la sombra y perder oportunidades.
Ese crédito del que hablamos debemos emplearlo para cubrir las necesidades formativas de nuestros trabajadores y empresa, y así mejorar y aumentar nuestra competitividad respecto al resto.La formación es una herramienta que los trabajadores tienen para mejorar a nivel profesional y para hacer que sus empresas sean más competitivas y más rentables. Por lo tanto, merece la pena aprovechar todas las oportunidades que tengamos a nuestro alcance para disfrutar de una. Y, sin duda, la formación bonificada es una gran ocasión para hacerlo a un coste muy económico.
No tienes porqué perder tiempo en pensar cómo o qué hacer, cuenta con una empresa de formación que te ayude y te acompañe en esa mejora que quieres realizar, que no tiene porque resultarte un desembolso económico ni de tiempo. En Cursiva, estamos orgullosos de que cuentes con nosotros para ello, y que nos pongas manos a la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *